Notice (8): Uninitialized string offset: 60 [APP/Controller/ProposalsController.php, line 380]
Notice (8): Uninitialized string offset: 60 [APP/Controller/ProposalsController.php, line 380]
Tu voto · The Book Project

La propuesta de Zairuby González

Esta propuesta ha recibido 0 votos y sigue el relato.

La noche era oscura y no dejaba de llover. El ruido de las cornetas de los autos parecía salir de todos lados. Laura se aferraba a su volante intentando contener su desesperación, ya faltaba poco para llegar a Toledo, miles de preguntas parecían invadirla a medida que se acercaba la hora, intentaba acallarlas pero era imposible. No podía dejar de pensar en el día anterior; lo que había sucedido en su apartamento, esa extraña cita. De pronto una pregunta la invadió - ¿Si quien me cito no fue Katsidis sino la persona que está tras el medallón y la muerte de Julián? - todos sus sentidos parecieron paralizarse, tanto que estuvo a punto de perder el control. Nunca antes había sentido tanto miedo. Ahora más que nunca era consciente del peligro que todo aquello encerraba.
Miro por el retrovisor para ver si había alguna señal del auto de Macario, pero no fue así. Desde ayer no sabía nada de él, Julián le había dicho en aquella carta que aquel hombre la protegería, pero en este momento se sentía sola, abandonada a una suerte desconocida como si el mundo entero conspirara contra ella. - ¡Oh Julián! si tan solo me hubieses hablado de estas cosas en vida quizás en este momento yo entendería más todo lo que está pasando - Las lágrimas empezaron a correr por su rostro, nunca antes había sentido tantas ganas de llorar, no por lo menos desde la muerte de Julián. Se sentía cansada como si llevara miles de noches sin dormir.
El lugar del encuentro no podía ser más tétrico, el frío de la noche y la espesa neblina hacían parecer el ambiente algo lúgubre - Mi abue siempre decía que este tipo de noche auguraban algún tipo de terrible tragedia - al pensar en esto un escalofrío recorrió todo su cuerpo, era consciente del mal que le perseguía, no sabía el rostro o los rostros de las personas que la asechaban pero ellos si sabían de ella, donde vivía y quizás estaban esa noche más cerca de lo que pensaba. Observo todo a su alrededor pero todo el mundo parecía seguir un recorrido tranquilo, nadie mostraba algún tipo de actitud sospechosa solo le quedaba esperar a que la persona que la cito hiciera acto de presencia, esa noche esperaba de una vez por todas deshacerse de aquel maldito medallón el cual solo ha servido para traerles problemas y sufrimiento, empezando por el mayor de todos, la perdida de Julián.
De pronto un hombre empezó a vislumbrarse a lo lejos, de algún modo a Laura se le pareció familiar. Casi podía afirmar que aquel extraño hombre medía casi dos metros de estatura, su abrigo gris se ceñía muy bien a su cuerpo y mostraba una figura muy bien proporcionada. Ese hombre caminaba en dirección hacia ella; las manos empezaron a sudarle, la angustia empezó a invadirla de nuevo, los segundos se convirtieron en horas y el corazón parecía querer salirse por la boca.
- Laura gusto en conocerte, espero lo hayas traído contigo – aquel hombre extendió su mano hacia Laura en modo de saludo. Para Laura estaba claro que aquel hombre era Katsidis, pudo reconocerlo a pesar del pasamontañas y la gruesa bufanda que casi cubría su boca. Era el mismo que había visto en las fotos, aunque en persona parecía ser un poco más joven de lo que pensó.
- Créeme, el gusto es mío. Al fin puedo deshacerme de esto – dijo Laura entregándole la pequeña caja que contenía al medallón.
- Siento mucho que pasaras por esto. Julián jamás hubiera querido ponerte en peligro, es solo que todo se salió de nuestras manos y para él tú eras la única persona en la que podía confiar – Las palabras de Katsidis revivieron en Laura el recuerdo de Julián, con tal intensidad que le provocaron una oleada de sentimientos encontrados.
Algo pareció sobresaltar a Katsidis, su rostro se tornó pálido, tanto que Laura no pudo pasarlo desapercibido - ¿Qué sucede? ¿Algo esta mal? – De pronto los estruendos de unos disparos alarmo a todo el mundo, los gritos de las personas se mezclaban con el ruido producido por las balas. Algunas personas corrían, otras se lanzaban en el suelo, todo se convirtió en un caos en un abrir y cerrar de ojos. Laura solo pudo sentir la presión de Katsidis sobre ella quien trataba de protegerla con su cuerpo. – Ahora ¡Vamos! – Grito Katsidis mientras tiraba de Laura para que le siguiera. - ¡No! Ya te entregue el medallón. Yo no tengo ya que ver con esto. No quiero saber de nada que esté relacionada con esa cosa - Los nervios no la dejaban mover, Laura sentía que había llegado al límite de lo que podía soportar. – Lo siento Laura, no puedo dejarte sola mientras corras peligro, se lo prometí a Julián -.
Laura tomo una bocanada de aire y no le quedo de otra que seguir a Katsidis. Sintiendo que corría a un pozo profundo, envuelta en una enmaraña de enredos del cual no podía escapar. Su mundo estaba patas arriba y lo único que le quedaba era tratar de confiar en aquel hombre del cual sabía casi nada.