Los escritores Miguel de Cervantes, Oscar Wilde y Virgina Woolf alrededor de libros, plumas y creatividad literaria.

Es un proyecto que nace de la ilusión de crear una historia de todos,
redactar un relato de la mano de un montón de autores, los cuales podéis ser vosotros.

¡Continúa el relato!

Formarás parte de un libro escrito a mil manos.
Y quien sabe hasta donde te puedes involucrar!

¡Date a conocer siguiendo el hilo
narrativo en un relato jamás realizado!

Pincha el link y escribe tu propuesta.

¡Involúcrate!

Mira el vídeo!

Las propuestas ganadoras

Al intento de conciliar el sueño, dominaban su mente los recuerdos de Julián, junto con imágenes...

Úrsula Melgar Arjona

Úrsula Melgar Arjona

Al intento de conciliar el sueño, dominaban su mente los recuerdos de Julián, junto con imágenes simultáneas del medallón y de la singular ave de Wiracocha. Por un momento se entretuvo imaginando un enorme pájaro de larga cola, con un pequeño pico negro y plumas de color azul eléctrico, volando por el Universo sin un destino fijado. Y, sin quererlo, se identificó totalmente con aquel animal, ya que los hechos hicieron que tuviera la desconfianza e inseguridad propias de una vida incierta.
Durmió a duras penas. Llegó a despertarse sobresaltada debido a dos sueños que tuvo. En el primero, acababa de salir a la calle para ir a trabajar. Se dirigía a su auto, cuando notó que un desconocido se acercaba. No pudo ver su rostro ni cómo vestía. Sólo apreció una silueta negra de varón. Esa apariencia no le causó buena sensación; tenía un aire hostil que abría las puertas al peligro. A Laura le entró el pánico. Quiso subir al vehículo y marcharse, mas la puerta del mismo no respondía. Tuvo el impulso de gritar, pero sus finos labios de carmín no dieron ni un débil gemido.
Luego volvió a soñar con el mismo sujeto, al que era incapaz de verle la cara. El individuo tiraba de su bolso. Ella, por su parte, trató de resistir. Finalmente fue vencida, perdiendo así su cartera y las demás cosas que llevaba, incluyendo el medallón.
Despertó con el mismo agobio, pero más relajada que el día anterior. Empezó a pensar que la gente puede tener sueños de lo más surrealista, aunque le extrañaba que el causante de sus pesadillas fuera una silueta negra. Después de todo, sería imposible ver en un sueño a gente que nunca se ha visto en la realidad. Dispuesta a empezar un nuevo día, habló de sus experiencias oníricas durante el desayuno. Su madre, muy preocupada tras enterarse de que su piso fue desvalijado, también estaba allí.
—Puede que sea un aviso —advirtió su hermana.
Pero Laura no creía en esas cosas. Tampoco quería escuchar las palabras de su madre, quien insistía una y otra vez en que eso no era asunto suyo, que Julián había muerto y podría encargarse otra persona.
Eran palabras dichas en vano. Para nada iba a tirar la toalla, ya que por fin pudo contactar con el Dr. Katsidis. Además, había olvidado la idea de pasarle el testigo a Macario. Después de todo, sólo necesitaba desplazarse unos centenares de kilómetros hasta Toledo. Sabía que podía encontrarse con gente peligrosa y meterse en un embrollo. No obstante, quería continuar con la misión hasta el final; nunca fue propio de ella dejar lo que empezaba.
Su madre no dio muestras de apoyo, pero tampoco se negó. Se limitó a mencionar una frase que alguna vez escuchó de su abuela: "Hay quienes molestan desde la tumba".
Decidió llamar al trabajo para conseguir unos días libres. Se inventó la excusa de que tenía una urgente reunión familiar relacionada con una herencia. A fin de cuentas, no todo lo que dijo era mentira. Su jefe no se expresó con un simpático tono de voz, pero logró salir airosa.
Unos minutos después, recibió una llamada de la policía, haciéndole saber que una vecina de su bloque vio a los que se infiltraron en la vivienda. Su cámara recogió imágenes de dos hombres: uno alto y delgado y otro bajo y rechoncho. Ambos eran de edad madura y vestían unos trajes muy elegantes de color gris. Escaparon en un Mercedes negro cuya matrícula tenían anotada. La noticia fue algo tranquilizadora para Laura; ahora faltaba saber qué querían esos tipos y el motivo.
Enseguida preparó el equipaje para irse a Toledo. Ignoraba cuántos días se iba a ausentar, pero su hermana le prestó su maleta y algo de ropa. Las dos siempre presumieron de usar la misma talla. Echó un vistazo por si veía a Macario. Le encontró, respondiendo él con un breve gesto de saludo.
Se despidió de su hermana y de su madre. Cuando bajó para emprender el viaje, trató de ser lo más discreta posible. Su corpulento compañero la siguió con su vehículo. No hubo problemas durante el viaje. Sin embargo, cuando entraban en la ciudad de Toledo, Laura se percató de un automóvil negro aparcado en una calle. En su interior había dos sujetos, uno más alto que el otro, que parecían estar vigilando sus movimientos.

La noche era oscura y no dejaba de llover. El ruido de las cornetas de los autos...

Zairuby González

Zairuby González

La noche era oscura y no dejaba de llover. El ruido de las cornetas de los autos parecía salir de todos lados. Laura se aferraba a su volante intentando contener su desesperación, ya faltaba poco para llegar a Toledo, miles de preguntas parecían invadirla a medida que se acercaba la hora, intentaba acallarlas pero era imposible. No podía dejar de pensar en el día anterior; lo que había sucedido en su apartamento, esa extraña cita. De pronto una pregunta la invadió - ¿Si quien me cito no fue Katsidis sino la persona que está tras el medallón y la muerte de Julián? - todos sus sentidos parecieron paralizarse, tanto que estuvo a punto de perder el control. Nunca antes había sentido tanto miedo. Ahora más que nunca era consciente del peligro que todo aquello encerraba.
Miro por el retrovisor para ver si había alguna señal del auto de Macario, pero no fue así. Desde ayer no sabía nada de él, Julián le había dicho en aquella carta que aquel hombre la protegería, pero en este momento se sentía sola, abandonada a una suerte desconocida como si el mundo entero conspirara contra ella. - ¡Oh Julián! si tan solo me hubieses hablado de estas cosas en vida quizás en este momento yo entendería más todo lo que está pasando - Las lágrimas empezaron a correr por su rostro, nunca antes había sentido tantas ganas de llorar, no por lo menos desde la muerte de Julián. Se sentía cansada como si llevara miles de noches sin dormir.
El lugar del encuentro no podía ser más tétrico, el frío de la noche y la espesa neblina hacían parecer el ambiente algo lúgubre - Mi abue siempre decía que este tipo de noche auguraban algún tipo de terrible tragedia - al pensar en esto un escalofrío recorrió todo su cuerpo, era consciente del mal que le perseguía, no sabía el rostro o los rostros de las personas que la asechaban pero ellos si sabían de ella, donde vivía y quizás estaban esa noche más cerca de lo que pensaba. Observo todo a su alrededor pero todo el mundo parecía seguir un recorrido tranquilo, nadie mostraba algún tipo de actitud sospechosa solo le quedaba esperar a que la persona que la cito hiciera acto de presencia, esa noche esperaba de una vez por todas deshacerse de aquel maldito medallón el cual solo ha servido para traerles problemas y sufrimiento, empezando por el mayor de todos, la perdida de Julián.
De pronto un hombre empezó a vislumbrarse a lo lejos, de algún modo a Laura se le pareció familiar. Casi podía afirmar que aquel extraño hombre medía casi dos metros de estatura, su abrigo gris se ceñía muy bien a su cuerpo y mostraba una figura muy bien proporcionada. Ese hombre caminaba en dirección hacia ella; las manos empezaron a sudarle, la angustia empezó a invadirla de nuevo, los segundos se convirtieron en horas y el corazón parecía querer salirse por la boca.
- Laura gusto en conocerte, espero lo hayas traído contigo – aquel hombre extendió su mano hacia Laura en modo de saludo. Para Laura estaba claro que aquel hombre era Katsidis, pudo reconocerlo a pesar del pasamontañas y la gruesa bufanda que casi cubría su boca. Era el mismo que había visto en las fotos, aunque en persona parecía ser un poco más joven de lo que pensó.
- Créeme, el gusto es mío. Al fin puedo deshacerme de esto – dijo Laura entregándole la pequeña caja que contenía al medallón.
- Siento mucho que pasaras por esto. Julián jamás hubiera querido ponerte en peligro, es solo que todo se salió de nuestras manos y para él tú eras la única persona en la que podía confiar – Las palabras de Katsidis revivieron en Laura el recuerdo de Julián, con tal intensidad que le provocaron una oleada de sentimientos encontrados.
Algo pareció sobresaltar a Katsidis, su rostro se tornó pálido, tanto que Laura no pudo pasarlo desapercibido - ¿Qué sucede? ¿Algo esta mal? – De pronto los estruendos de unos disparos alarmo a todo el mundo, los gritos de las personas se mezclaban con el ruido producido por las balas. Algunas personas corrían, otras se lanzaban en el suelo, todo se convirtió en un caos en un abrir y cerrar de ojos. Laura solo pudo sentir la presión de Katsidis sobre ella quien trataba de protegerla con su cuerpo. – Ahora ¡Vamos! – Grito Katsidis mientras tiraba de Laura para que le siguiera. - ¡No! Ya te entregue el medallón. Yo no tengo ya que ver con esto. No quiero saber de nada que esté relacionada con esa cosa - Los nervios no la dejaban mover, Laura sentía que había llegado al límite de lo que podía soportar. – Lo siento Laura, no puedo dejarte sola mientras corras peligro, se lo prometí a Julián -.
Laura tomo una bocanada de aire y no le quedo de otra que seguir a Katsidis. Sintiendo que corría a un pozo profundo, envuelta en una enmaraña de enredos del cual no podía escapar. Su mundo estaba patas arriba y lo único que le quedaba era tratar de confiar en aquel hombre del cual sabía casi nada.

El Dr katsitis es un gran y estupendo conocedor y fumador de hierba sagrada o comúnmente llamada...

José Luis Corrales Caballero

José Luis Corrales Caballero

El Dr katsitis es un gran y estupendo conocedor y fumador de hierba sagrada o comúnmente llamada Marihuana.
Procede de una dinastía real.
Es el cabeza de una familia numerosa. Le confesó en numerosas ocasiones a Julián secretos sobre su esposa y sus 4 hijos. Qué esté, juró y perjuro no contárselos a nadie, y llevarsélos con él a la tumba; al otro mundo.
Se dice que fueron de ese tipo de personas que se han encontrado. Amigos de vidas pasadas. El destino les volvió a unir. Y nunca se separaron.
Pasaban millones,y millones de horas hablando y riendo. Solían tener muchísimos dejavu.
Se conocieron en un viaje que hizo hará cosa de un mes el Dr a Malasya con la discreta asociación del Priorato de Sión.
Después de estar juntos unas 2 horas; cuando se fueron..julian se dió cuenta que su amigo se había dejado un objeto. Y no era el medallón.. Se trataba de una pitillera de oro macizo y platino.
Llevaba inscrito dentro de si, una frase en hebreo y un pequeño mapa. Lo memorizo todo por si las moscas. Quedaron en volver a verse.
(Se pusieron los relojes a la vez).
Cogieron cada uno por su lado un vuelo que les llevaría a sus destinos de origen.
Siempre hablaron de la relación con los ángeles y los espíritus indomables y libres.
De cómo se crearon los imperios romanos.
Las orgías, las borracheras en tabernas..las visitas a prostíbulos.. En definitiva, el poder que se creó a lo largo y ancho del mar meditarráneo.
Los 2 estaban cuasi convencidos de la magnitud que se podía llevar a cabo con sus conocimientos el conocimiento adquirido de los libros, y de los viajes locos mentales que habían tenido. Porque según ellos, habían podido contactar con el más allá; y con la hija de Dios llamada Sara.
Se sentían protegidos y divinos por un halo de luz eterno.
Sólo debían de transmitirlo a la humanidad y así, el pueblo y la Tierra..el planeta, se salvará.
Era el último paso que había que hacer para finalizar todas las escrituras, y todas las noches quedadas y conversaciones al alba.
Era el comienzo...

Ya puedes encontrar nuestro libro en el catálogo de Pentian, donde hemos abierto una campaña de crowdfunding.
Si puedes ayudarnos a hacerlo realidad, visita la página y apoyanos.

Apoya The Book Project en Pentian

Siguenos en las redes sociales

Nuestra agenda

1 de Diciembre: Empieza la décima fase de entregas

Ya entramos en la décima fase de envío de propuestas, para seleccionar, quien continuará el relato de los anteriores autores ganadores. Podéis enviar vuestra propuesta y darle publicidad en las redes sociales para difundir vuestra continuación del relato.

23 de Diciembre: Empieza la fase de votación

A partir de este momento se habrán seleccionado a las elegidas, para que los usuarios voten por la que mejor continúa el hilo narrativo del décimo capítulo, siendo las más votadas, y por lo tanto más repercusión, las que el jurado elija a la idónea. Estará vigente hasta el 31 de Diciembre.

1 de Enero: Ganador da la décima fase

En esta fecha conoceremos quién habrá sido el elegido para formar parte del décimo capítulo. También comenzará la fase de envío de propuestas de la undécima fase.

Cartel del evento de la inauguración de The Book Project en Ubik Café el día 3 de enero 2014 a las 21:00 horas
Inauguración de The Book Project en Ubik Café / Valencia

Estamos en la décima fase

El proyecto cuenta con una fase de recepción de propuestas (3 semanas), y durante una fase de votación (1 semana) la comunidad votará para elegir aquellas que el equipo de asesoramiento deberá deliberar; de esta manera se irá construyendo el relato, el cual deberá seguir un hilo conductor.

El último día de la fase de entregas es el día de reflexión, para que el equipo de asesoramiento seleccione a las finalistas y quedará deshabilitada la caja de envío.

Cafetería, librería, y lugar de encuentro para los amantes de la literatura. El perfecto local para encontrarte o reunirte con gente afín, preguntar inquietudes o formar parte de las tertulias, en torno al mágico mundo del libro.

Plataforma de Crowdfundind para libros en la que todos ganan. Si tienes un libro que publicar o quieres apoyar a un nuevo talento, puedes hacerlo realidad en la verdadera revolución en la edición.

Espacio colaborativo fundado por Mark Stevenson, que incita a mover a cada uno de nosotros a promocionar una visión positiva de la vida, promoviendo una evolución en las mentalidades de los habitantes de este mundo. En definitiva una comunidad que promueve acciones siempre desde un optimismo pragmático.

Una librería y cafetería en el barrio vanguardista de Ruzafa con una programación mensual de exposiciones, presentaciones de libros, conciertos y talleres creativos.

En Ubik Café celebramos la inauguración de nuestro proyecto el día 3 de enero de 2014. Realizamos la presentación a modo de diapositivas, explicando como surgió la idea, como fuimos avanzando sobre ella y como lo tenemos estructurado en fases y períodos. Aquí podeis ver el cartel del evento, proximamente saldrá un video donde vereis la inauguración del mismo.