Los escritores Miguel de Cervantes, Oscar Wilde y Virgina Woolf alrededor de libros, plumas y creatividad literaria.

Es un proyecto que nace de la ilusión de crear una historia de todos,
redactar un relato de la mano de un montón de autores, los cuales podéis ser vosotros.

¡Escoge como sigue la historia!

Vota el capítulo más apropiado para The Book Project ¡De ti depende hasta donde quieres involucrarte!

¡Da tu punto de vista y loguéate en cuestión
de segundos en un proyecto jamás realizado!

Pincha el link y forma parte.

¡Finalistas!

Mira el vídeo!

Las propuestas más recientes

Tumbada en la cama, miraba el medallón que tenía en su mano y sentía el vacío de Julián a su lado.Pobre intercambio: metal...

1

— Maria Jose MuÑoz Rubio
Leer más...

Maria Jose MuÑoz Rubio

Tumbada en la cama, miraba el medallón que tenía en su mano y sentía el vacío de Julián a su lado.Pobre intercambio: metal frío por cálida compañía.
.Lo miraba una y otra vez,, y no sabía que hacer,..La desaparición de Katsidis lo había atorado todo.
Tampoco tenía claro a quién confiarle su secreto para poder recibir un poco de ayuda. Sólo estaba Macario, el inmenso cíclope, que no había osado dirigirle una palabra, sólo señas,.Pensó si también habria perdido la lengua al escapar de los Hijos del Sol.
Con el medallón aferrado a su mano cayó presa de una noche inquieta , llena de sueños ,de persecuciones, de pájaros de denso y colorido plumaje que la atacaban intentando picotearle las manos para que soltase algo que ella asía con fiereza mientras corría pirámide abajo.
Despertó cansada, con la boca seca, tal vez habia gritado en sueños.
Automáta se levantó y preparó su café mientras maldecía el embrollo en que la habia involucrado Julián, no era suficiente el pesar de saberlo muerto y alejado de ella para siempre, que además tenía que cargar con el medallón, el causante de su muerte.
Salió dando un portazo y se imbuyó en la vorágine del tráfico con una agresividad y rabia inusuales en ella..
Pasó la mañana sin pena ni gloria en su trabajo, lo cual era lógico con la cantidad de cosas que tenia en la cabeza incluído el estrés acumulado.
Cuando estaba a punto de irse vino un cliente,un poco más bajo de la media, hombros anchos, sonrisa franca y aspecto impecable, estaba interesado en contratar un viaje por Grecia y sus islas.Era muy expresivo y natural y me contó que estaba muy interesado en Grecia y su historia, que la considerab la cuna de toda las civilizaciones y luego , sonriendo de oreja a oreja y con un brillo en la mirada, añadió: -" bueno sino tenemos en cuenta las civilizaciones de otros continentes, je je je".
De repente me sacudió un escalofrío que me sacó de mi nube particular y comencé a mirarlo con otros ojos,su sonrisa no era tan franca, ni me parecía tan simpático. Contrató el viaje , me dió sus datos y se fue. Y allí me quedé yo,pensando que estaba en modo paranoico, y que había exagerado con un simple comentario. Intenté racionalizarlo pero la inseguridad y la ansiedad no estaban por la labor de dejarme en paz.
Para acrecentar mi inquietud , al entrar en el coche vi a Macario aparcado tres coches más atrás. Era evidente que no podía hacer ojos ciegos a la situación. Puse en marcha el motor y me di cuenta que si los de la Orden del Sol habían seguido a Macario y a Julián también conocerían mi existencia, y que si tenían vigilado a Macario, nos habrían visto cuando se acercó a mi coche el día que saqué el medallon de la caja de seguridad. Mis manos empezaron a sudar y volverse pegajosamente frías. Tragué saliva y tomé una determinación ir al museo y averiguar todo lo que sabían del paradero de Katsidis. A fin de cuentas, no tenía nada que perder si ya sabian de mi, ...-" tu vida" apostilló mi voz interior, pero la silencié con el ruido del motor,

Acudí al museo haciéndome pasar por una becaria de historia del Arte que buscaba ampliar su curriculum con prácticas en el museo. Me atendió el jefe de recursos humanos, que amablemente me dijo que consideraría mi proposición. Afortunadamente, yo había escuchado encandilada todas las conversaciones de Julián cuando me hablaba de las antiguas civilizaciones , su pasión, así que pude defenderme. Casi al final de la conversación me declaré admiradora de los estudios del Dr Katsidis y mi interés en conocerlo, mi interlocutor pareció turbarse pero sólo un momento, luego me explicó que estaba ausente por unos días , le insistí en que me diera su teléfono o mail para contactar con él pero amablemente se negó en redondo, aduciendo clausulas de privacidad.
Frustrada volví a mi casa, cuando abrí la puerta supe que algo andaba mal, las ventanas estaban abiertas de paren par y vi todo el contenido de cajones y armarios revueltos en el suelo. Llamé a la policía para denunciarlo y fui al café de abajo, afortunadamente me había llevado el medallón conmigo.
Mientras esperaba a la policía, busque a través de mi celular el correo del museo Dr Katsidis y le escribí mi mail empezaba con la frase del Tambor de Hojalata y solo le puse mi número de teléfono.
Cuando acabé de poner la denuncia , llamé a mi hermana y le conté lo sucedido, todo no, claro está y le pedí pasar la noche en su casa.
Más tranquila en la cama , y sintiéndome arropada por mi hermana , pensé en darle el medallón a Macario y olvidarlo todo. Cuando estaba a punto de dormirme sonó el teléfono una voz con acento extranjero me dijo; " Bienvenida a mi sanatorio", , permanecí en silencio, y continuo diciendo dentro de dos días en Toledo, la ciudad donde se juntan restos de tres culturas y colgó.
Supé que otra noche de malos sueños se avecinaba pero no quise pensar, le pedí a mi hermana un valium , aducir nervios por la invasión de mi casa, y me dormí sin esperanza alguna de descansar.

Fue un mal trago para Laura descubrir los hechos que dieron lugar a la muerte de Julián. La rabia y dolor se desencadenaban...

0

— Úrsula Melgar Arjona
Leer más...

Úrsula Melgar Arjona

Fue un mal trago para Laura descubrir los hechos que dieron lugar a la muerte de Julián. La rabia y dolor se desencadenaban desde lo más profundo de su corazón. A pesar del duro golpe recibido, sabía perfectamente que le sería inútil anclarse en el pasado. Era el momento de seguir adelante o de olvidar el asunto.
Decidió entonces ponerse manos a la obra. Perdió al hombre que amaba gracias a causa del medallón y, por ello, sus ansias de desprenderse del objeto aumentaron. Al no tener ningún contacto en Chile, no había otra alternativa para ella que empezar de cero, pero eso no le importaba en absoluto. Lo mismo pensaba respecto a posibles opiniones de su familia y amigos. Quería, por voluntad propia, entregar esa joya histórica que llegó a sus manos. Deseaba cumplir su objetivo lo más pronto posible. Sólo así podía considerar que Julián no murió en vano.
A Laura se le hizo un nudo en el estómago. Empezó a temblar ligeramente a causa del miedo, ya que era consciente de poder meterse en una situación peligrosa. Afortunadamente contaba con Macario, quien estaba dispuesto a protegerla aunque perdiese la vida en ello. Esa idea la tranquilizó un poco, lo suficiente para tomar la iniciativa.
Pensó que sería buena idea contactar con el Museo Histórico Nacional de Chile. No dudó en enviar un correo electrónico al centro, proporcionando sus datos de contacto e incluyendo además una foto del medallón. En un par de días recibió respuesta por parte del director, quien concertó por teléfono una cita para dentro de dos semanas.
Entretanto, el rencor predominaba más que nunca entre los miembros de la Orden de los Hijos del Sol. Todos eran aborígenes chilenos de género masculino. Entre ellos sólo hablaban en su idioma aborigen: el mapuche. Todos seguían la creencia de que, invocando al dios Wiracocha a través de su sagrado amuleto, éste se presentaría en el mundo de los mortales dispuesto a conceder los deseos de sus creyentes.
La Orden de los Hijos del sol ignoraba quién sería el poseedor de su venerable joya, pero uno de sus fieles seguidores les garantizó que ésta regresaría tarde o temprano y que nadie, salvo la organización, era digno de poseerla. Ante esto, el líder confió en la palabra del devoto. Le ordenó entonces partir en busca del objeto con el propósito de traerlo de vuelta. Recibió también la instrucción de matar a todo aquel que se interpusiera en su misión, sin importar su género ni su edad.
El profesor Katsidis también prestó atención a esas palabras. Dado que llevaba mucho tiempo indagando en Chile, acabó familiarizándose con el idioma mapuche. Pero él no podía hacer nada al respecto, ya que pocos días antes le habían apresado. En su situación, no podía hacer más que preguntarse si seguiría vivo por más tiempo.

Siguenos en las redes sociales

Nuestra agenda

1 de Octubre: Empieza la octava fase de entregas

Ya entramos en la séptima fase de envío de propuestas, para seleccionar, quien continuará el relato de los anteriores autores ganadores. Podéis enviar vuestra propuesta y darle publicidad en las redes sociales para difundir vuestra continuación del relato.

23 de Octubre: Empieza la fase de votación

A partir de este momento se habrán seleccionado a las elegidas, para que los usuarios voten por la que mejor continúa el hilo narrativo del séptimo capítulo, siendo las más votadas, y por lo tanto más repercusión, las que el jurado elija a la idónea. Estará vigente hasta el 31 de Octubre.

1 de Noviembre: Ganador da la octava fase

En esta fecha conoceremos quién habrá sido el elegido para formar parte del séptimo capítulo. También comenzará la fase de envío de propuestas de la novena fase.

Cartel del evento de la inauguración de The Book Project en Ubik Café el día 3 de enero 2014 a las 21:00 horas
Inauguración de The Book Project en Ubik Café / Valencia

Estamos en la octava fase

El proyecto cuenta con una fase de recepción de propuestas (3 semanas), y durante una fase de votación (1 semana) la comunidad votará para elegir aquellas que el equipo de asesoramiento deberá deliberar; de esta manera se irá construyendo el relato, el cual deberá seguir un hilo conductor.

El último día de la fase de entregas es el día de reflexión, para que el equipo de asesoramiento seleccione a las finalistas y quedará deshabilitada la caja de envío.

Cafetería, librería, y lugar de encuentro para los amantes de la literatura. El perfecto local para encontrarte o reunirte con gente afín, preguntar inquietudes o formar parte de las tertulias, en torno al mágico mundo del libro.

Espacio colaborativo fundado por Mark Stevenson, que incita a mover a cada uno de nosotros a promocionar una visión positiva de la vida, promoviendo una evolución en las mentalidades de los habitantes de este mundo. En definitiva una comunidad que promueve acciones siempre desde un optimismo pragmático.

Editorial basada en el crowdfunding abierta a todo tipo de proyectos, tanto literarios, como cómics o libros de fotografía.Edita libros en formato físico y digital de gran calidad. Consigue hacer posible la publicación con la ayuda de mecenas y profesionales del sector.

Una librería y cafetería en el barrio vanguardista de Ruzafa con una programación mensual de exposiciones, presentaciones de libros, conciertos y talleres creativos.

En Ubik Café celebramos la inauguración de nuestro proyecto el día 3 de enero de 2014. Realizamos la presentación a modo de diapositivas, explicando como surgió la idea, como fuimos avanzando sobre ella y como lo tenemos estructurado en fases y períodos. Aquí podeis ver el cartel del evento, proximamente saldrá un video donde vereis la inauguración del mismo.