Los escritores Miguel de Cervantes, Oscar Wilde y Virgina Woolf alrededor de libros, plumas y creatividad literaria.

Es un proyecto que nace de la ilusión de crear una historia de todos,
redactar un relato de la mano de un montón de autores, los cuales podéis ser vosotros.

¡Continúa el relato!

Formarás parte de un libro escrito a mil manos.
Y quien sabe hasta donde te puedes involucrar!

¡Date a conocer siguiendo el hilo
narrativo en un relato jamás realizado!

Pincha el link y escribe tu propuesta.

¡Involúcrate!

Mira el vídeo!

Las propuestas finalistas

¿Donde esta Julian?--Preguntó el hombre, con aquella mirada impertinente que podía ser la de un...

Edgar R Pérez Cordero

Edgar R Pérez Cordero

¿Donde esta Julian?--Preguntó el hombre, con aquella mirada impertinente que podía ser la de un policía, o un cobrador insistente ó ya ¿quien sabe?
Las palabras se atragantaron en su garganta. Era un hombre que esperaba respuesta.Era un hombre que se veía no podía esperar el cambio de la luz del semáforo.¿Como sabia de ella?, ¿Como sabia ..de los dos?
Julian murió--dijo quedamente disponiéndose a arrancar su Fiat 500 Turbodiesel.
El hombre acusó el impacto. Era evidente que conocía a Julian. Era evidente que le dolió la noticia.
Te llamare--dijo el hombre, internándose entre la maraña de autos que tocaban insistentemente el claxon.
Ella acelero. ¿Julian?.Pero si era un chico sin problemas,lleno de deudas,que difícilmente podía comprar unas cervezas.Que hasta pensaba en pasar un verano en Abu Dubai. ¿Por que tan de repente tanto misterio?
Fue un día intrascendente.De rutina.De tratar de olvidar, que estaba sola en la ciudad, sin familia, en un trabajo malo y sin Julian. Julian. Un chico,no el primero en su vida ,ambos sabiendo que quizás no el definitivo.Pero era de ella.Se fue dejando todo por hacerlo. Se fue sin decirle que había de verdad en su vida.
Esa noche se vio envuelta en sueños pesados,oscuros.Se despertó y ahí estaba.En la oscuridad.Sabia que era el.Un golpe en la boca del estomago y el desbocado latido de su corazón le indicaba que era.el.Una oleada de piel de gallina la envolvió. Cerró Los ojos.Cuando Los abrió.Ya no estaba
Julian.¿Dios Mio? ¿Que es esto?. Miro el reloj. 3.25 AM. No creía en fantasmas.Pero el estaba ahí. En la oscuridad.Temblorosa encendió la lampara de mesa y vio su ventana abierta. Con cuidado se asomó y vio la avenida.Sola.Vio un Opel Insignia TDI y el hombre del semáforo.
Ella lo miro desde su ventana. Entendió. El hombre la cuidaba.Si hubiera querido acercarse le,en cualquier momento lo hubiera hecho. Mas bien su postura era la de alguien que veía la oscura y solitaria avenida,esperando a alguien ó algo.No era con ella.Era a través de ella.
Se vistió como pudo.¿quería respuestas? Pues estaban en la avenida.tenia que hablar con ese hombre.

Levantó la mirada aterrorizada, vio a Macario haciéndole señas para que arrancara el...

Mónica Díaz Déniz

Mónica Díaz Déniz

Levantó la mirada aterrorizada, vio a Macario haciéndole señas para que arrancara el coche y se fuera de allí lo antes posible. Ella salió lo más rápido que pudo, haciendo chirriar los neumáticos por la brusquedad y torpeza de sus movimientos ante los nervios que la tenían acelerada.
Llegó por fin a casa, suspiró más relajada cuando cerró la puerta tras de sí. Entonces repasó mentalmente lo acontecido en lo que llevaba de día, estaba desconcertada, disgustada, sin saber que haría en ese momento con todo lo que le estaba viniendo encima. La realidad la estaba superando, jamás había pensado que pasaría por este trance. Como podía haberle cambiado la vida de esta manera tras la muerte de Julián. Todo era confuso, le estaba costando aceptar las circunstancias. Así que decidió darse un baño relajante con esencias de jazmín, encendió un incienso, una vela aromática que tenía en un portavelas de sal del Himalaya y puso en el mp3 los mantras que siempre escuchaba cuando necesitaba serenar su mente. Se tomó ese momento para relajarse, meditar y pensar fríamente que haría con todo el material que había recogido de la caja fuerte, a quien podría acudir para que la ayudara. Se recostó en la bañera mientras miles de ideas y pensamientos viajaban por su mente. Poco después se sentó, diciéndose así misma que ante la situación que se le presentaba lo más sensato era iniciar ella misma las averiguaciones pertinentes, ver hasta donde le llevaría lo que encontró. Se dijo que había muchas formas de investigar sin tener que implicar a nadie, puesto que todo parecía tan abstracto quizás rozando lo absurdo, tenía enemigos ocultos que sabían quien era ella pero sin ella saber su identidad, parecía todo tan irreal, aún así decidió ser precavida.
Se secó y se fue directa al escritorio para analizar con detalle todo lo que había recibido aquel día. Observó el medallón, era precioso, tenía pequeñas incrustaciones de alguna piedra preciosa, unas inscripciones en un idioma que podría ser de alguna antigua civilización, de fondo se podía apreciar un sol radiante y sobre este un ave parecida a una que había visto en un libro cuando estudiaba antiguas civilizaciones en la universidad. Seguidamente se conectó a internet para indagar un poco y conseguir algo de información sobre aquel medallón. Pasaron horas hasta que por fin vio un artículo en una revista arqueológica de 1990, la cual relataba que dicho medallón había sido encontrado en una tumba de un gobernador inca llamado Pachacútec, en una zona cercana al río Maule, en Chile. Al parecer poco después de ser descubierto desapareció misteriosamente, poniendo en jaque a las autoridades del país y a los arqueólogos que trabajaban en la zona.
Laura estaba atónita, se preguntaba cómo había llegado esta reliquia a las manos de Julián y lo que era peor, qué iba a hacer ella ahora con ese objeto tan valioso que muchos buscaban.

Aunque el golpe en la ventanilla fue momentáneo, a Laura le pareció que el tiempo se había...

Úrsula M. Arjona

Úrsula M. Arjona

Aunque el golpe en la ventanilla fue momentáneo, a Laura le pareció que el tiempo se había ralentizado. Dado que no había un alma en la calle, el estruendo no produjo alboroto alguno. Realmente no estaba siendo una plácida tarde para ella, pues se encontró en apuros cuando menos lo esperaba. Enseguida pensó en escapar por el otro lado del vehículo. No obstante, por muy acelerado que tuviera el pulso, su cuerpo era incapaz de responder a sus deseos.
Muerta de miedo, se limitó a mirar el rostro de la persona que irrumpió drásticamente en su vida. Observó que era un varón de constitución robusta, calvo y con una nube en uno de sus ojos. El hombre corpulento abrió sin miramientos la puerta del coche y se dispuso a sacar a Laura al exterior. "¿Pero qué haces, Macario? ¡Suéltame!" Un impulso hizo que la atormentada mujer dijese esas palabras. Pero todo fue en vano, ya que Julián explicó en su carta que Macario era incapaz de hablar.
Laura vio desde la acera a Macario recogiendo la bolsa que contenía el medallón. Después, su protector la agarró de un brazo, obligándola a correr calle abajo. Sus labios de carmín no volvieron a articular palabra. Ella no entendía en absoluto lo que estaba pasando, pero sintió que debía de alejarse lo más pronto posible. ¿A qué se debería tanta prisa? ¿Alguien les perseguía? Desde que recibió aquella carta, todo era incertidumbre y el temor disparaba su adrenalina.
En un santiamén llegaron a la esquina, sucediendo algo que quedaría para siempre marcado en las memorias de Laura. Nunca se imaginó que su auto quedaría convertido en mil pedazos en cuestión de un instante.
El sonido de la explosión llegó a imponer en toda la calle. Presa de la inseguridad, no vaciló en taparse los oídos. Lo hizo más por miedo que por el dolor que llegan a provocar esa clase de estrépitos. Alguien, posiblemente enemigo de Julián y de Macario, había colocado una bomba lapa en el coche de la chica. En ese momento, entendió por qué le rompió el cristal de la ventanilla. El corpulento hombre acababa de salvarle la vida. Laura se sintió entonces muy vulnerable y desdichada. Y, viendo a un grupo de gente sorprendida por el suceso, comenzó a llorar desconsoladamente.

Siguenos en las redes sociales

Nuestra agenda

1 de Julio: Empieza la séptima fase de entregas

Ya entramos en la séptima fase de envío de propuestas, para seleccionar, quien continuará el relato de los anteriores autores ganadores. Podéis enviar vuestra propuesta y darle publicidad en las redes sociales para difundir vuestra continuación del relato.

23 de Julio: Empieza la fase de votación

A partir de este momento se habrán seleccionado a las elegidas, para que los usuarios voten por la que mejor continúa el hilo narrativo del séptimo capítulo, siendo las más votadas, y por lo tanto más repercusión, las que el jurado elija a la idónea. Estará vigente hasta el 31 de Julio.

1 de Agosto: Ganador da la séptima fase

En esta fecha conoceremos quién habrá sido el elegido para formar parte del séptimo capítulo. También comenzará la fase de envío de propuestas de la octava fase.

Cartel del evento de la inauguración de The Book Project en Ubik Café el día 3 de enero 2014 a las 21:00 horas
Inauguración de The Book Project en Ubik Café / Valencia

Estamos en la séptima fase

El proyecto cuenta con una fase de recepción de propuestas (3 semanas), y durante una fase de votación (1 semana) la comunidad votará para elegir aquellas que el equipo de asesoramiento deberá deliberar; de esta manera se irá construyendo el relato, el cual deberá seguir un hilo conductor.

El último día de la fase de entregas es el día de reflexión, para que el equipo de asesoramiento seleccione a las finalistas y quedará deshabilitada la caja de envío.

Cafetería, librería, y lugar de encuentro para los amantes de la literatura. El perfecto local para encontrarte o reunirte con gente afín, preguntar inquietudes o formar parte de las tertulias, en torno al mágico mundo del libro.

Espacio colaborativo fundado por Mark Stevenson, que incita a mover a cada uno de nosotros a promocionar una visión positiva de la vida, promoviendo una evolución en las mentalidades de los habitantes de este mundo. En definitiva una comunidad que promueve acciones siempre desde un optimismo pragmático.

Editorial basada en el crowdfunding abierta a todo tipo de proyectos, tanto literarios, como cómics o libros de fotografía.Edita libros en formato físico y digital de gran calidad. Consigue hacer posible la publicación con la ayuda de mecenas y profesionales del sector.

Una librería y cafetería en el barrio vanguardista de Ruzafa con una programación mensual de exposiciones, presentaciones de libros, conciertos y talleres creativos.

En Ubik Café celebramos la inauguración de nuestro proyecto el día 3 de enero de 2014. Realizamos la presentación a modo de diapositivas, explicando como surgió la idea, como fuimos avanzando sobre ella y como lo tenemos estructurado en fases y períodos. Aquí podeis ver el cartel del evento, proximamente saldrá un video donde vereis la inauguración del mismo.